A la amada madre

Poemas
Poemas

A la amada madre

Bello y apacible lugar

La viña es la viña.

Es la viña de la vida.

Los eucaliptos perfumados

Como esencias de bastión

Saludan con sus copas al cielo.

En el fondo, en el fondo.

Alrededor el verdor diverso anima.

Lo mismo, a reojo

La galana y amada pradera.

Allí la vieja cantería

Las miradas esperanzadas albergan.

Las gentes sencillas

Desgreñando lo imposible

Ven caer las gotas líquidas de nostalgia

Y en lánguidas miradas del “amito” de ayer.

Ya los granos de las mieses, explotadas,

No se vuelven polvo

En lo tres molinos.

Hoy las piedras grandes

¿Dónde estarán?

Ya mi MADRE

Con su mirada de luz

No visita la “Casa Hacienda”

¡Ni nadie tampoco!

Ya los quipes del sabroso polvo,

En las espaldas de mi MADRE,

No pasean del campo a la ciudad

Ni de la ciudad al campo el panllevar.

Andrés Valdivia Chávez

(Visto 40 veces este mes, 1 visitas hoy)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*